Convivir en las redes sociales sin morir en el intento


Por Onelia Chaveco

En los tiempos que corren, uno de los espacios que a tan corta edad ya se erige como un reto a la convivencia son las redes sociales; de ahí que resulte difícil existir allí y no morir en el intento.
En los tiempos que corren, uno de los espacios que a tan corta edad ya se erige como un reto a la convivencia son las redes sociales; de ahí que resulte difícil existir allí y no morir en el intento.

No es que atrás quedaran los problemas de convivencia en la familia, en el centro laboral o los centros educativos; sino que se abren nuevas áreas o esferas para el intercambio social, gracias al
desarrollo de las tecnologías.

En las redes sociales convivimos casi todos

Si en los lugares comunes la convivencia hace maromas para mantener el equilibrio necesario, dígase entre la familia, las parejas, los exponentes intergeneracionales, los amigos, colegas de profesión o labor; entonces qué diremos del ciberespacio donde la inmediatez, la impersonalidad de los entes y los temas que se debaten en el tapete, requieren del estoicismo de quienes participan de esos ámbitos.

Dentro de la red de redes no hay de todo un poco, sino de todo y mucho. Válganos el retruécano para resumir que en una interconexión tan global se pueden encontrar sujetos de disímiles personalidades y con ellas estamos conversando permanentemente a veces sin conocer su rostro, filiación, intereses, gustos.

Basta con que se emita un criterio de cualquier índole, ya sea económico, cultural, o político, y casi todos los del grupo, seguidores de la red o lectores de un sitio digital comentan directamente, con un me gusta, o compartiendo aquello en lo que coinciden.

Pero cuando no hay coincidencia de criterios, que son las más de las veces, entonces ocurre como si se destapara la caja de Pandora y todos los males afloran en planteamientos agresivos, querellantes,
ofensivos, incluso denigrantes. Se arma como una batalla campal, y menos mal que cada contendiente está sentado a miles de kilómetros de distancia, de lo contrario se irían a los puños o a las armas hasta linchar al contrario.

Un contrario que puede ser cualquier persona, mujer u hombre, anciano o joven, y que por solo emitir un criterio sobre determinado asunto ya alguien lo ve como un rival. Sin dudas es la guerra de las palabras. Y es la violencia digitalizada y globalizada en esta aldea llamada universo.

La situación resulta tal que desde plataformas personales se proyectan normas y reglas para convivir en la red de redes, a fin de buscar algún ordenamiento en estos tiempos de postmodernidad.

Entre esas pautas se mencionan al agradecimiento, la empatía, el respeto, sonreír, compartir, escuchar, ser paciente, perseverar, autocriticarse y ser humilde.

En publicaciones digitales de Venezuela se habla de ser educado en la red y no perder los modos, a la par reconocen que la cortesía no impide la defensa en esos espacios electrónicos.

El Museo de la Palabra en España propone al vocablo oral o escrito “como una herramienta para la convivencia entre culturas y religiones distintas y frente a toda violencia” y da valor a la palabra como vínculo de la humanidad, es decir como herramienta a favor del entendimiento entre las distintas culturas y religiones.

De ahí que el uso de la palabra en las redes sociales debe estar abocado a la unión de los grupos, basado en la hermandad y fraternidad y no fomentar el odio entre los seres humanos.

¿Acaso no tenemos suficientes guerras exterminadoras de multitudes humanas?, ¿acaso ya el cambio climático no nos está lacerando como para perder de una vez miles de personas en un deslave o en un tsunami?, ¿acaso no perdemos miles y miles de humanos en las travesías de
migrantes que buscan escapar de los conflictos bélicos y del hambre?

Entonces por qué convertir la red de redes en otro campo de batalla, en un maremoto desolador, en un naufragio sin costa.

Tratemos de convivir y no morir en el intento. De eso se trata para bien de todos y todas.

Prueba a seleccionar o quitar o editar la leyenda, ahora ya no tienes porque ser cuidadoso a la hora de seleccionar la imagen u otro texto por error y arruinar la presentación.

👋

Anuncios
Publicado en Galería | Deja un comentario

Sacan a flote barco varado en la bahía de Cienfuegos

 Por Onelia Chaveco

El barco Destint varado con 29 mil toneladasCienfuegos-Bahia-de-cienfuegos-300x214 de arroz en la entrada de la bahía de Cienfuegos ya fue sacado a flote y fondeado hoy, por expertos de la empresa Prácticos del Puerto Centro Sur.

Rafael González Pavón, director de esa entidad que atiende las ensenadas del sur de Cuba, desde Ciego de Ávila hasta Cienfuegos, declaró en exclusiva a la ACN que a las 11 y 10 minutos de la noche de este martes – a la hora que se produce el paro de la marea-, comenzaron a realizar las maniobras para sacar la embarcación de su varadura.
Los remolcadores Perla del Sur y Aries II, este último el más moderno con que cuentan en la provincia, asumieron las operaciones.
Estas acciones las acometieron, luego del visto bueno de especialistas y buzos, y de que tanto el capitán de la nave como la tripulación confirmaran que el barco no presentaba averías en el casco y en otras partes de su estructura.
González Pavón indicó que la nave posee unos 170 metros de eslora y 27 de manga, así como máquinas de gran potencia para navegar.
Agregó que a la ensenada cienfueguera han arribado buques de mayor porte como los tanqueros Petion y Sandino con 228 metros de eslora y una carga superior, aunque estos entraban de día con el acompañamiento de dos remolcadores y a una hora de diferencia del paro de marea.
En cambio, el arribo del buque de arroz encontró condiciones desfavorables como una bahía de Jagua turbulenta por la descarga de cuatro ríos crecidos por las intensas lluvias de la tormenta subtropical Alberto, y los consiguientes arrastres de ramas.
Pavón, con varias décadas de experiencia, dijo que es mucho más difícil maniobrar una embarcación en agua “dulce” o de rio, que en mar abierto, porque las primeras aguas dificultan la flotabilidad y sobre todo si están llenas de suciedad como los altos volúmenes de las inundaciones tributadas a la rada sureña por estos días lluviosos.
Aseguró que cuando los prácticos del puerto hablan del famoso Torno de Pasacaballos no es un mito más, sino un desafío que deben enfrentar a diario, pues en el angosto paso los barcos deben hacer un giro muy cerrado, de 82 grados, para dominar las corrientes y acceder a la entrada de la bahía.

 

Publicado en Galería, Mundo insólito, Noticias | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Qué es el refranero popular ?

Tomado de Ecured

campo cubanoRefranero popular. Es una manifestación concreta de la oralidad. La oralidad y sus más disímiles expresiones, dígase los cuentosdécimastestimoniosrelatosrefranes y otros tantos, han devenido desde antaño una manera a lo sumo factible para interpretar el sentido de pertenencia de los hombres y las colectividades a las que pertenecen, así como constituyen una vía de aproximación a la identidad cultural de los mismos.

La oralidad funciona y ha funcionado hasta nuestros días como el más alto exponente de la memoria histórica de los pueblos, aún por encima de la palabra escrita y el amplio caudal que esta ofrece en materia de transmisión de valores culturales.

Por tanto, es posible afirmar que la oralidad ostenta gran influencia en la formación de los procesos identitarios de los pueblos. El valor de las fuentes orales en el rescate de la historia cultural de estos es indudable. Seguir leyendo

Publicado en Galería, Literatura Campesina, Mitos y Leyendas, Tradiciones | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario