Bajo el embeleso de la mariposa


Por Onelia Chaveco
La ternura no pasa, esta agazapada en cualquier ala de mariposa. A esa conclusión llegué luego de entrevistar a Ana María Salas, una mujer que creó uno de los títeres más tiernos, disfrutado por niños, adolescentes y adultos en la década del 80 del pasado siglo: Toqui.ana maría salas
Ana María dice y redice que Ella no es Toqui, y viceversa. Pero hay tanto de común en ambos que me parece estar viendo en sus ojos el parpadeo del pequeño títere, y su voz cuando nos aseguraba en aquella canción:
Si es que ya soy tu amigo,
por siempre lo seré,
Todas mis ilusiones,
a ti te las diré…

“Nací en Cienfuegos, por lo que soy cienfueguera de pura cepa, luego viví en Santa Isabel de las Lajas pocos años y más tarde en Santa Clara, donde estudié Pedagogía para complacer a mi madre, aunque a la par matriculé ingeniería química.
“También hice estudios de artes plásticas, y todo esos conocimientos, de los cuales renegaba en un principio me sirvieron de mucho a lo largo de la vida. Primero porque cuando debí escribir mis guiones pude llevar y transmitir el mensaje requerido.
También el aprendizaje de diversas temáticas me permitieron crear, diseñar, decorar espacios, pues me gusta la relación del hombre con su entorno. En verdad no pude ser arquitecta, pero me realizo creando áreas y construyendo lugares novedosos.
Casada en Cuba con un médico ecuatoriano, que estaba unido a los movimientos de izquierda, Ana María residió un tiempo en ese país latinoamericano, donde conoció a profundidad de la cultura indígena y sus pueblos.

TOQUI:

Toquí marcó su vida y la de tantos latinoamericanos, entre estos los cubanos que crecieron y aún guardan un recuerdo hermoso de aquel títere con frases como Hijolete.
“Fue un proyecto que a última hora sometí a concurso. Dibujé y modelé a Toqui, y luego gané el concurso, pero no tuve tiempo para bautizar al títere. Mas, en el momento me preguntan qué nombre tiene y me viene a la mente mi perro.
“Siempre he tenido perros, con nombres quichua, entonces le respondo; Toqui , se llama To qui, que son realmente dos palabras.
Toqui significa gran jefe guerrero de la lanza de oxidiana y por allá había un sabiondo que dijo ah, Toqui, eso es Quito al revés, y dije sí… para seguirle la corriente”
La serie se llevó a la televisión en la década del 80 del pasado siglo. Era un muñequito que hizo viajar a grandes y chicos con sus recorridos a través de la historia, apoyado por su amiga “la Mariposita” que lo transportaba. Pero lo más interesante era el afán de conocimiento y en especial la ternura de alguien que cada noche nos aseguraba que por siempre sería nuestro amigo. Aún lo es.

“Toqui es el niño que todos llevamos dentro, y no debemos permitir que muera nunca, porque todos en el fondo de nuestra alma somos niños sedientos de saber, inocentes , por eso nos equivocamos tantas veces, pero esta bien equivocarse, y aprender para ser mejores.
“Sabes que los personajes creados toman vida propia, y ya no pertenecen a uno, a tal punto que dejé de producir en Ecuador por eso, los dueños del canal me pidieron que el títere hiciera y dijera determinadas cosas y me negué, no podía prostituir a Toqui, el no me pertenece, él no soy yo, es algo que nació de mi,
“El otro día revise algunos programas y hasta yo me asombro de lo que dijo Toqui; incluso cuando empezaba a producir la serie una amiga me decía viste lo que dijo Toqui anoche.
“Toqui es el niño que todos llevamos dentro, porque todos en el fondo somos como él. No es el personaje más perfecto que he hecho. Pero quizá quien más se me parece, al final los hijos tienen toque de sus padres, y como estamos emparentados, tiene mucho de mí. Y solo empieza a dar sus pasitos”.

OTROS PROYECTOS DE ANIMADOS

“Tengo otros proyectos como Pushat el guerrero, significa líder y Cushi, dulce en quechua una parejita de adolescentes que lideraron la resistencia ante la invasión española y la conquista a nuestro continente.
“Con esa justificación recorren toda esa geografía en el momento de la conquista española, y mostramos ambas culturas, viajamos Norteamérica Sudamérica, Centroamérica, el Caribe, y conocemos a nuestros pueblos que eran ricos en conocimiento, comportamiento y sabiduría.
“También esta la pequeña Orisha, una morenita que es una especie de shamana, sacerdotisa, curandera, capaz de hablar con los elementos de la naturaleza, las plantas, los animales, los minerales.
“Esos conocimientos se transmiten a la sociedad, y al propio tiempo se mete en la historia de los pataquies, los orishas, esos seres humanos en un momento de esplendor de la cultura en África, con un desarrollo inmenso, y un respeto a la naturaleza.
“Otra de la serie se llama Había una vez, sobre cuentos que las madres hacen a los niños a la hora de dormir; es un libro que se abre donde hay un mapamundi y se muestran las historias contadas por tradición en cada país.
Estos trabajos ya están investigados y plasmados en guiones, listos para su producción”.

UN SUEÑO GRANDE: LA CASONA DE TOQUI

“Mi meta es terminar el centro cultural donde se moverá la cultura y el arte; La casona de Toqui, en el reparto Punta Gorda en Cienfuegos, la cual debe concluir a mitad de año y contará con varias salas: para exposiciones, de museo, de concierto, de artes plásticas, así como parque infantil, teatro al aire libre de Toqui, además de un sitio con autosuficiencia alimentaria.
“Aquí podrán venir adolescentes, niños y adultos, a pintar, modelar, hacer esculturas, a crear, a disfrutar de las exposiciones y de las colecciones de valor que la propia población quiera traer acá. Queremos que la gente crezca con la propia cultura.
Creo que los seres humanos valen por lo que hacen no por la edad, o cuanto pesan. Y a mí me interesan que las personas de bien, mis amigos, y mis hijos sean buenos, verticales, honestos, que hagan cosas para ellos y para los demás”.
En la vieja casona del siglo XIX, frente a la bahía de Jagua, donde Ana María va creando un mundo mágico, hay una invitación permanente a crecerse y ser mejores cada día.
Tal es el mensaje que transmite ella o su duende, que puede ser el propio Toquí, quien sabe, si agazapado en el jardín o en el lago, allí junto a la ternura, en un ala de mariposa.

Ana María Salas
foto 1 Ana María Salas, creadora  del animado Toqui
foto 2. Junto a Toqui, quien hizo historia en la decada del 80

El lago, parte del  proyecto La Casona de Toqui

El lago en la casona de Toqui

Anuncios

Acerca de Onelia Chaveco

Soy periodista cubana
Esta entrada fue publicada en Personas legendarias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bajo el embeleso de la mariposa

  1. Mario Espinosa Avila dijo:

    Mirando a Ana Maria Sala, ese ser maravilloso, uno no sabe si esta mirando al propio Toqui (aunque ella asegura no ser Toqui) o a la pequeña mariposita. De cuerpo menudo y sonrrisa dulce, Anita se muestra siempre receptiva cuando alguien inquiere de su atencion.Solícita y atenta me regaló una de sus preciosas sosonrrisa cuando la abordé en el Museo Provincial.
    La entrevista que le realizara el desaparecido Octavio Perez Valladares (su ultima) nos develó a un ser extremadamente inteligente. Fueron frases muy bellas y muy profundas. No podia un grande como Octavio escoger a a otra personalidad tan especial, para cerrar con broche de oro su queacer periodístico. Fué como una despedida en grande, por que a pesar de sus pequeñas estaturas, Tanto Toqui como Anita son dos gigantes en el amor y la ternura.
    Toqui, desde esa entrevista te quiero muchísimo mas.

    • Saludos Mario, precisamente ese día de la entrevista con Ana María Salas, llegó Octavio a la AIN donde yo trabajo y pidió unirse a la cobertura, lo llevé y disfrutó mucho, me agradeció por darle la oportunidad de poder hacer una entrevista tan emocionante.

  2. ernesto cabrera dijo:

    Onelia, te saluda Ernesto Cabrera, buscando un poco en internet sobre Ana Maria no logre encontrar algo de información como para contactarla, con lo cual te pido porfavor si esta la posibilidad de q le hagas llegar este mensaje, me daria mucha alegria, …yo tuve la oportunidad de conocerla en el año 1994 cuando trabajaba en Citra Publicidad de Quito, junto con Hugo Martinez y varios del equipo creativo de esos años, yo trabaje como aprendiz teniendo 15 años y ella siempre fue un referente creativo para mi y jamas me voy a olvidar la oportunidad q me dio, en este momento estoy en Buenos Aires, vivo aca hace 17 años, trabajo en Wunderman Buenos Aires como director de arte, justamente se cumplen – ahora el 17 de Mayo, 20 años desde q Ana Maria me dio esa oportunidad, te dejo mi mail como para q me puedas escribir si hay alguna novedad, te mando un saludo enorme, me emosiono mucho esta nota q le hisciste y me trajo muchos recuerdos.
    Att
    Ernesto
    ernesto.cabrera@wunderman.com
    nestron1@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s