“Tocar madera” no vale en estos tiempos de la COVID-19

Onelia Chaveco

Transeúntes de la ciudad de Cienfuegos, Cuba, el 01 de abril de 2020. ACN FOTO/Modesto GUTIÉRREZ CABO/alr

Cienfuegos,  12 abr (ACN) Tras 11 días sin reportar casos positivos a la COVID-19 en la provincia de Cienfuegos,  muchos pobladores  repiten con alegría ese dato que informa diariamente la Dirección Provincial de Salud (DPS), y hasta tocan madera como reza el mito para atraer la buena suerte y distanciar lo malo como ese virus SARSCoV2

Sin embargo, el no reporte de nuevos contagios no puede interpretarse como que se puede bajar la guardia, o pensarse que ya la linda Ciudad del Mar y sus siete municipìos están exentos de enfermarse de una pandemia que ha quitado la vida a más de 100 mil personas en el orbe, en  poco más de tres meses.  

Sobre todo muchos cienfuegueros, innatos a realizar compras necesarias o no, continúan en colas perennes en cualquier tienda, mercado o agro que oferten algún producto. 

Recientemente, una embarazada reclamaba su derecho de prioridad para entrar a la tienda Eureka, en pleno Bulevar cienfueguero, a fin de adquirir las juntas plásticas requeridas para enchapar la meseta de su casa. 

No la detuvo ni la repulsa de la cola, ni los argumentos del oficial de la policia, de que su mayor necesidad era entonces estar en casa para proteger a su futuro bebé. 

Y es que cada persona cree que a él no le tocará, sino al otro; otro que quizás esté en esa misma cola y puede estar contagiado sin ningún síntomas, según refiere en su parte diario por la televisión nacional el doctor Francisco Durán. 

Esos tropelajes en la cola pueden echar por tierrra la alegría de un día más sin coronavirus en Cienfuegos, y sobre todo el esfuerzo de autoridades por cerrar filas al virus. 

En el parte de hoy Arelys Crespo García, Jefa del Departamento de Vigilancia en Salud de la DPS insistía en que se continúan las pesquisas día por día, se realizan las pruebas a personas sospechosas y aplican el nuevo medicamento Prevengho-vir. 

Específicamente este fin de semana comenzó a suministrarse la dosis homeopática en la localidad de Santa Isabel de las Lajas, uno de los dos territorios más envejecidos de la provincia. 

Otras de las medidas aplicadas por el Consejo de Defensa Provincial, encabezado por su presidente Félix Duartes Ortega, fue la creación de puntos de control terrestre en varias zonas limítrofes con las provincias vecinas Santi Espíritus, Villa Clara y Matanzas. 

Ya allí se detectaron personas procedentes de  territorio villaclareño que venían a pasar días a Cienfuegos y que presentaban algunas sintomatologías respiratorias, por cuanto fueron ubicados en las correspondientes instituciones médicas.  

Muchos cienfuegueros aplaudieron la aplicación de medida, entre estos  el meteorólogo Álvaro  Pérez Censa, quien se hacía eco de las noticias de Perlavisión en su muro de Facebook relacionada con la efectividad de esos puntos de control. 

También el territorio extrema los esfuerzos en llevar a los grupos más vulnerables los productos agrícolas y otros, incluso a los ancianos que reciben el Servicio de Atención a la Familia conocido por SAF, comenzó la modalidad de servicio a domicilio.

 Pero si cada cienfueguero no interioriza su responsabilidad y que si sale a la calle- por las razones o justificaciones que sean-  está en riesgo de  contagio, entonces de nada valen tantos gastos en función de proteger a quienes de manera indisciplinada atentan contra el bienestar colectivo. 

El mejor mito es cuidarse,  porque en estos tiempos de COVID-19 no vale tocar madera.

Publicado en Galería | Etiquetado , , , | Deja un comentario

170 años del nacimiento del patriota norteamericano Henry Reeve

Su nombre lo enarbola heroicamente el contingente de médicos cubanos que ayuda a muchos paises a salvar vidas en estos momentos de la COVID-19

Henry Reeve, el inglesito

Por Onelia Chaveco

Tal parece que el número cuatro marcó la vida de Henry Reeve, porque un cuatro de abril nació en Estados Unidos, recibió cuatro impactos de bala en un fusilamiento en masa, del cual escaparía milagrosamente de la muerte, y un cuatro de agosto perdió la vida.

Venido al mundo en 1850 en Brooklyn, Nueva York, en el seno de una familia de clase media, Henry sería impactado por la muerte del presidente norteamericano Abraham Lincoln, y por las luchas antiesclavistas entre el norte y el sur de su país.

Atraído por las noticias del movimiento de liberación en los campos de Cuba, el joven se enroló en una expedición para alcanzar la costa norte de Oriente y sumarse como uno más a la lucha por la independencia del pueblo cubano del yugo español.

El norteño que se convirtió en mambí en el ejército libertador durante la Guerra de los 10 Años, apenas permaneció en estas tierras por siete años, etapa en que por su valentía, arrojo y coraje ascendió rápidamente de sargento de segunda a general de brigada.

Pudiera pensarse que los siete grados militares que enmarcaron su brillante carrera militar en la ínsula coincidieron con los siete años de su permanencia en la manigua, sin embargo, el ascenso vertiginoso de Reeve fue tal que en 1873 resultó ascendido tres veces de teniente coronel a coronel y luego a general de brigada en solamente nueve meses.

Aunque alguien escribió en su hoja de servicio que era inepto e inservible para el manejo de las armas, Henry hizo su ingreso en el primer escuadrón de caballería de la brigada norte de Camagüey, para luego ser nombrado jefe de la sección de exploración.

Más tarde sería integrante de las tropas del mayor general Ignacio Agramonte, en la caballería camagüeyana.

Participó en una de las epopeyas más contadas de la guerra cubana: el rescate de Sanguily, donde los mambises con Agramonte al frente, escribieron una página de heroísmo.

En el combate de Jimaguayú, donde cayó el Mayor, Henry Reeve tomó el mando de la división en un momento crucial en que la caballería agramontina perdía al héroe de los llanos camagüeyanos. Allí Reeve mantuvo la disciplina y unidad hasta entregar el mando a Manuel Sanguily.

Las aptitudes militares de este joven lo llevaron a asumir en junio de 1874 el mando de la primera división y a comienzos del año siguiente respalda, con nutrido fuego contra la trocha de Júcaro a Morón, el paso de la invasión comandada por el generalísimo Máximo Gómez.

Aunque Reeve quedó al mando de las tropas en Camagüey, el avance impetuoso de las huestes mambisas motivarían al norteamericano porque era allá donde quería estar, donde más acción y combate le esperaban.

‘Al ser autorizado se enroló en las tropas de Gómez y es así como lo nombran jefe de la segunda división en la zona desde Cienfuegos hasta el occidente de Cuba, etapa en que funge como vanguardia del contingente invasor.

Los historiadores reconocen unos 400 combates en los que él se involucró. Y en muchos de estos resultó herido.

Como una vida de novela son los relatos de las reiteradas ocasiones en que las balas enemigas impactaron en el menudo cuerpo de este hombre, desde su llegada a Cuba cuando cinco días después derramó su sangre en combate efectuado en la propia zona del desembarco.

En su avance cayó prisionero de los españoles y fue fusilado en masa, pero los cuatro impactos de bala no acabaron aún con su vida, y al recobrar el conocimiento deambuló hasta encontrar las tropas cubanas.

Más adelante en otro combate, un artillero español le disparó a Henry Reeve a quemarropa, lo cual le inutilizó la pierna hiriéndolo gravemente y luego de la convalecencia debió usar una prótesis metálica, además de un dispositivo que lo mantuviera firme sobre su cabalgadura. Así continuó su temeraria epopeya en el ejercito mambí.

Fue el cuatro de agosto de 1876 en la zona de Yaguaramas, en Cienfuegos, donde en desigual combate y mientras cubría a su tropa recibió varias heridas, una en el pecho y otra en la ingle, luego en el hombro.

Monumento en Yaguaramas, Cienfuegos, a Henry Reeve

El enemigo le mató el caballo a sabiendas que aquel hombre no podía valerse de sus propias extremidades. No obstante, Reeve continuó peleando hasta que agotadas las posibilidades se disparó un balazo en la sien para no caer en manos de las tropas españolas.

A 170 años de su deceso, un nutrido ejército de médicos cubanos, heroicos y temerarios como el joven norteamericano Henry Reeve, toman de estandarte su nombre para enfrentar en combate tenaz la lucha por la salud y la vida de los pueblos del mundo.

En Cienfuegos, donde un obelisco marca el lugar donde cayó aquel valeroso conocido como El Inglesito, flores hermosas permanecen junto al lugar para perpetuar la memoria del norteamericano que con solo 26 años unió su existencia a la de todos los cubanos.

Publicado en Galería | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cuatro heroínas en la batalla contra la COVID-19

(Tomado de Cubadebate)

A Celeste, Claudia, Esther y Melisa solo se les puede ver a través de un cristal en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK Cuba) y después de someterse a un complejo protocolo de seguridad.

Ellas comparten 24 horas seguidas con la COVID-19 y necesitan una alta concentración, pues el virus pasa por sus manos y no se pueden equivocar.

Gracias a ese arriesgado trabajo, cada día se sabe si una persona en Cuba padece o no de una pandemia que amenaza a toda la humanidad. Lo mismo ocurre en otros dos laboratorios en Villa Clara y Santiago de Cuba.

Publicado en Galería | Etiquetado , , , | Deja un comentario