En tiempos de COVID-19, minindustrias aportan a la alimentación en provincia de Cienfuegos



Por Onelia Chaveco

Foto y video Geidy Antón González

Acercar alimentos a la población es uno de los beneficios que aportan, en estos tiempos de la COVID-19, las minindustrias que por proyecto de desarrollo local funcionan de forma estable en la provincia cubana de Cienfuegos.
   Jesús Rey Novoa, coordinador de proyectos locales del Consejo Provincial de la Administración, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que en estos momentos están a plena capacidad varias plantas para procesar renglones como viandas, vegetales, hortalizas y frutas, ya sea en encurtidos, como puré, jugos o troceados.

Mini industria Santa Isabel en el municio Lajas de la provincia Cienfueg


   Las pequeñas plantas están instaladas en medio de polos productivos o en localidades líderes en producción de determinados renglones agrícolas, donde años atrás durante los picos de cosecha se perdían considerables volúmenes de esos surtidos por falta de capacidad para procesos industriales.
   Rey Novoa indicó que aunque la adquisición de la tecnología para las minindustrias tienen un costo promedio de unos 110 mil dólares, y unos 200 mil pesos en la construcción de la infraestructura, esa inversión se recupera muy rápido por las ventas para turismo, en frontera, y para la población.
   Dijo que el procesamiento de esos renglones dan valor agregado a la producción agrícola en el propio lugar, por culminar en estas el encadenamiento productivo, al abastecerse con la materia prima de procedencia local.
   Además de aportar al programa de autoabastecimiento municipal, las minindustrias son una fuente de empleo para los habitantes, en especial jóvenes y mujeres de esas comunidades donde están enclavadas, acotó el directivo.
   La más reciente línea industrial a incorporarse en la provincia de Cienfuegos (en el centrosur del país) será la planta El tostón, en la empresa agrícola Juraguá, la cual realizó pruebas de puesta en marcha recientemente y podrá procesar diariamente unos cien quintales de plátanos en tres turnos de trabajo, añadió.
   Una de las más antiguas es la minindustria Santa Isabel, en el municipio de Lajas, reconocido por sus producciones de tomate; seguidas de otras tres en el municipio de Abreu: La Guajira, en la cooperativa de producción agropecuaria (CPA) 26 de Julio;  Frutihorquita, en la CPA 28 de enero; y El Mango, en el poblado de Constancia.
   Según Zaily González Ojeda, administradora de la planta La Guajira, de Abreu, entre las tareas que acometen en estos momentos se encuentran los conformados de bolsas mixtas de productos agrícolas, destinados a personas adultas muy vulnerables, personas encamadas y enfermos, así como para la población.
   José Agustín Rodríguez, administrador de la fábrica Santa Isabel, explicó que en estos momentos producen puré de tomate,  enlatado y embotellado, así como encurtido de col y de pepino, y pronto incursionarán en el proceso de la pasta de ajo.
   A pesar de contar con una tecnología moderna para cocinar y procesar el tomate, gran parte de las labores son manuales, por ello intervienen 14 obreros, entre estos fundadores como Benilyn Monzón, Ismary Castellanos Mayra Martínez Leonard y Juan Antonio Rodríguez, quienes se dedican al llenado de los envases.

Acerca de Onelia Chaveco

Soy periodista cubana
Esta entrada fue publicada en Galería y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s