Donde la Revolución mojó las gargantas y encendió las noches


Por Onelia Chaveco
La transformación del Castillo de Jagua y el Perché en Cienfuegos

CUBA CIENFUEGOS SE TRANSFORMA COMUNIDAD MARINERA EL CASTILLO

hace realidad aquella profecía  de Nicolás Guillén cuando auguró que  no pasaría mucho tiempo  sin que la Revolución viniera a este lado de Cuba a  mojar las gargantas y encender las noches.
El poeta, invitado por los estudiantes de la Federación Estudiantil Universitaria de Cienfuegos, visitó varias instituciones como la propia universidad, una tabaquería y la zona de pescadores a la entrada de la bahía de Jagua en febrero de 1960.
Asombrado de tanta pobreza acumulada durante la época republicana, en que los políticos llegaban al Castillo y al Perché en busca de votos, Guillén  lleno de esperanza ante la Revolución que apenas cumplía un año de instaurada no pudo menos que escribir la hermosa promesa  en su crónica intitulada  Allá en Cienfuegos y publicada en el periódico Hoy.
Lourdes Rumbaut nacida en el Perché  dentro de una familia con fuertes tradiciones pesqueras, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que de aquella comunidad a la fecha el cambio es total, por ejemplo el agua se traía en patana desde Cienfuegos, y quienes tenían aljibe se abastecían para varios días, los demás llenaban tanques.
Aquí siempre hubo tanta escasez de agua que algunas personas se dedicaban a cargar agua a 10 centavos cada lata desde el aljibe de la Fortaleza de Jagua, pero felizmente se instaló una red hidráulica que lleva agua a todas las viviendas
Eugenio Yong Chiván, otro de los habitantes de la comunidad Castillo de Jagua, aseguró  hoy las viviendas  de madera y tejas han desaparecido prácticamente, en su lugar se erigieron casas de mampostería con cubierta de hormigón, que tienen un mayor confort  y son más duraderas.
Por esta zona de la bahía de Cienfuegos generalmente penetran los ciclones y  muchas casas quedaban afectadas, ahora con la construcción de concreto son resistente a cualquier viento.
Marisol Otero, directora del Museo Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua añadió que ambas localidades asentadas en el lateral rocoso de la entrada de la bahía, se origina a partir de la propia construcción del fuerte militar, el cual fue dotado de una infraestructura para el acopio del agua lluvia que al escurrir alimenta a un aljibe con capacidad para 100 metros cúbicos de agua.
Esa constituye la primera fuente de agua potable de los habitantes de las dos comunidades de pescadores, cuyas viviendas de estilo vernáculo fueron una gran atracción, sin embargo el déficit de madera para restaurarlas obligó a edificarlas de cemento.
Sin embargo las tradiciones marineras se conservan, con familias que laboran y viven de la pesquería  en la ensenada, construyen sus avíos de pescas, elaboran el pescado de diversas maneras y esos saberes son transmitidos oralmente a sus  hijos.

Además los pobladores se benefician de consultorio del médico de la familia, policlínico, círculo infantil, escuelas primaria,  secundaria y preuniversitario, bodegas, tiendas de productos industriales,  de comercios en divisa, además de otras facilidades creadas a lo largo de estos años de Revolución.

Anuncios

Acerca de Onelia Chaveco

Soy periodista cubana
Esta entrada fue publicada en Galería, Noticias, Tradiciones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s