Aniversario 195 de la fundación de Cienfuegos


Por Onelia Chaveco
fundacion-ciudad-cienfuegosCuando los aborígenes la llamaron Jagua, era porque respondía esta comarca marinera al amplio significado que los primeros habitantes dieron a ese vocablo: Principio, fuente, manantial, riqueza. De ahí que sus leyendas vincularon a los dioses con los hombres, no solo en el acto creativo de la humanidad, como aquella historia referente a Guanaroca la madre de todos los hombres y Jagua de las hembras de esta comarca indígena.
Jagua era un arsenal enorme de madera preciosa, de tierras fértiles, de aguas límpidas que corrían de sus ríos a desembocar en el mar, y eran afluentes tan vigorosos que formaron la laguna de agua dulce dentro del reservorio marino.

Bahia de Cienfuegos

Bahía de Cienfuegos


La feliz idea de fundar un núcleo urbano en la cercanía de la bahía de Jagua, desbrozó disímiles escollos hasta el 22 de abril de 1819, cuando el coronel de los reales ejércitos Don Luís D’Clouet -en acto ceremonial- dejó instaurada la colonia Fernandina de Jagua.
Había hecho el compromiso de transportar 40 familias de origen francés radicadas en Estados Unidos, y entregar caballerías de tierra para fomentar el desarrollo económico de la naciente urbe.
Bajo la sombra de una majagua, don Luís leyó el acta oficial firmada por el rey de España y acto seguido distribuyó los solares, los cuales debían respetar normas urbanísticas y el enmarcado de un trazado perfecto, además de edificar viviendas de portales amplios.
Se escogió el área para la Plaza de Armas y en su derredor iría situada la iglesia, la cárcel, y la casa del fundador.
catedral de Cienfuegos

catedral de Cienfuegos

Tomó una pareja de palomos, orientó hacer un sopón del macho y la hembra la dejó libre para que pudiera continuar perpetuando la especie, como símbolo de un próspero porvenir.
Fue así que en poco tiempo prosperó la Fernandina, tanto que a los 10 años fue declarada villa. Un puerto y la industria azucarera eran una mezcla perfecta dentro de la economía del entorno.
Bajo ese signo cosmopolita siguió creciendo, y en 1880 obtiene el título de ciudad, bautizándola con el nombre de Cienfuegos, en honor al entonces gobernador de la Isla de Cuba.
Emporio marítimo y azucarero, se afianzó como un ente patrimonial de pura cepa, desde lo neoclásico, y se definió como única urbe del siglo XIX cuyos valores trascendieron al mundo, de ahí el otorgamiento a su centro urbano de patrimonio cultural de la Humanidad.
A sus 195 años, que celebra este 22 de abril, la conocida también como la Perla del Sur, conserva su brillo y su hálito de ciudad marinera hasta sus raíces.
Bella Durmiente de Cienfuegos

Bella Durmiente de Cienfuegos

Anuncios

Acerca de Onelia Chaveco

Soy periodista cubana
Galería | Esta entrada fue publicada en Galería, Tradiciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s