¿Amantes diferentes?


Onelia Chaveco

palomas Un amor para toda la vida es algo que no siempre se encuentra al doblar de la esquina, pero más difícil es sumar décadas continuas en la convivencia, cuando los amantes difieren mucho en caracteres o intereses.
Leopoldo Beltrán, con más de 60 años de matrimonio, buen bailarín, rumbero, alegre y divertido, y como se califica: “un negro lindo asediado por las mujeres”, no se explica cómo pudo vivir tantos años al lado de su esposa, quien apenas mueve un pie, no gusta de las fiestas, ni siquiera de la música alta.
“Y lo peor es que aún, con estos 84 años, un inseparable bastón, aún la mujer me cela¨, dice el anciano para reafirmar cuanto es querido aún por esa persona con la cual unió su vida hace tantos años, en los cuales tuvieron una buena prole.
“Imagínate, yo iba a bailar en las comparsas en la época de los carnavales, tuve un grupo de guaguancó, y hasta en la sociedad Minerva reinaba con el danzón; pero Lidia, nada. Eso sí, cuando llegaba a casa, revisaba hasta las camisas.
“Creo que siempre la respeté y la quise, y ella a mí; esa ha sido la base de convivir tanto tiempo juntos. Además, porque se debe valorar a la persona la cual se ama, la que de los momentos difíciles y buenos.
“Yo era portuario, y a la vez laboraba como tramoyista del teatro Terry antes del triunfo de la Revolución; esa era la única forma de criar a los hijos, se trataba de momentos duros, y siempre estuvimos juntos”.manos
La esposa, Lidia Rodríguez, afirma que ella nunca aprendió a bailar, “Sin embargo, me satisfacía ver cómo él movía los pies en la rumba cuando danzaba, ya fuera con mi hermana o nuestra hija,
“Es verdad que siempre fue un negrito parejero; se emperifollaba y se iba a la comparsa o a su grupo de guaguancó. Pero era muy trabajador, buen padre y esposo; ya pasamos de 60 años de matrimonio.
“Todavía es, y con 84 años de edad que tenemos cada uno, él sale para la ciudad de Cienfuegos a dar su vuelta por las instituciones de cultura, a la gente conocida y me quedo en vilo, en su espera.
“El otro día le reclame porque está muy caminador, y dijo que si se divorciaba, no se casaría más y mucho menos con una vieja, ¡Han visto otro negrito tan pretencioso!“.
Y se ríe Lidia a carcajadas, porque ya los años pasaron y Beltrán regresará siempre a casa.
Algo similar ocurre con otra pareja que, aunque el amor los unió para siempre, mantienen una lucha de contrarios en cuanto a opiniones sobre el deporte, entre los mayores entretenimiento de ambos.
Si ella cree que el lanzamiento del pitcher fue strike, el entonces lo vio como bola; si el boxeador golpeó con el gancho, el otro opina lo contrario.
Maritza Agüero no puede negar cuanto ama la pelota. “Es verdad que discutimos mucho, pero eso es solo en el deporte porque somos dos apasionados del béisbol y el boxeo; pero en el amor es otra cosa.
“Uno puede acalorarse incluso con las decisiones del arbitro, pero los besos y las caricias no tienen porqué entrar en la disputa. Cuando cae el out 27… una le da conversación, le habla bajito a la oreja y entonces la marea vuelve a su lugar. Hay que combinar el deporte con el amor”.
Casimiro López Díaz, el esposo, confirma que esa controversia siempre fue así. “Nosotros vivíamos en Placetas, y nuestro equipo era Villa Clara. Sin embargo, cuando vinimos a residir a Cienfuegos, al año, ella se pasó a la novena de Los Elefantes. Eso no se hace. Luego, regresó a seguir a Los Naranjas.
“Discutimos por las jugadas, y hemos ido a varios estadios, sobre todo al Sandino. Cuando nos unimos, ella era menor de edad y debimos buscar testigos para formalizar el matrimonio y ya llevamos 48 años de casados y tres hijos hechos y derechos.
“Creo que lo importante en la relación de pareja es sobrellevarse y no discutir con aspereza. La buena convivencia de las personas es lo que vale. Debe existir convencimiento; incluso, en esas discusiones beisboleras, porque difiere de mí, pero sé que en el fondo ella sabe tengo razón sobre cómo son las jugadas o las malas tácticas en el cotejo.
“También la vida es un juego donde hay que tener su táctica, sobre todo en cuestiones de amor”. (Por Onelia Chaveco, AIN)
och/och/mgf/marge 14

Anuncios

Acerca de Onelia Chaveco

Soy periodista cubana
Esta entrada fue publicada en Mundo insólito y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s