El primer pirata cubano incursionó en Cienfuegos


 Por Onelia Chaveco

 Sin lugar a dudas, Diego Grillo, el primer pirata cubano, debió incursionar en las aguas de la bahía de Jagua.la fortaleza resguarda al poblado del castillo de Jagua

  Desde 1572 en que cayó prisionero en manos de Francis Drake hasta 1595 en que éste falleció el conocido ladrón de los mares, Diego Grillo permaneció bajo la tutela del temido pirata en aguas del Caribe donde llegó a ser el segundo al mando,  e hicieron una fortuna asaltando y robando.

  Por ello, si Drake se paseó por la bahía de Jagua en 1586 como recoge la historia, es de suponer entonces que allí estaba Diego Grillo, aquel mulato de intrépido espíritu aventurero, de audaz resolución y actitud desafiante.

    Cuentan investigadores que un conquistador español en viaje hacia tierra firme conoció a una joven y hermosa esclava africana, a la cual embarazó y de cuya concepción nació en La Habana de 1555 Diego Grillo, devenido uno de los piratas más controvertidos en la historia de la piratería.

  Nacido de vientre esclavo, Diego también lo fue, hasta los 13 años en que escapó hacia unos manglares donde se unió con bucaneros españoles que comerciaban en las costas de las Antillas.

 Sorteó tantos peligros en los mares del Caribe que luego de cuatro años ya era un hábil marinero, pero entonces Francis Drake lo captura, lo pone prisionero y lo lleva en su barco porque realmente le resultaba muy valioso el mañoso joven, al punto que bajo su tutela lo lleva consigo a Inglaterra.

  El pirata cubano logró combatir bajo las órdenes del conde de Essex y otros nobles ingleses, y lo hizo con tanto coraje que a los 22 años era preferido de la Corte, siendo recibido por los mismísimos Reyes, que le dispensaron innumerables honores por sus servicios a la corona.

   Después de cinco años en Inglaterra, regresa al Caribe en la expedición que organiza Drake, y es aquí que ya ocupa el lugar tan codiciado de ser segundo al mando. Poco tiempo después Diego Grillo se convierte en el jefe de esa misión.

   En 1595, cuando muere su protector, regresa a Inglaterra con el oro y la fama.  Pasó entonces un buen tiempo alejado de las aventuras en el océano, hasta que reaparece en las Antillas acompañado nada más  que de Cornelio Jols, conocido en la historia como”Pata de Palo”, y juntos dan rienda suelta a sus sanguinarios instintos al punto de atacar despiadadamente a los navíos españoles, dejando sin vida a cada uno de los prisioneros que capturaban.

  Fue en esa época en que realiza una de las más grandes proezas de la piratería, al capturar un convoy de 11 naves  pero no fue suficiente para Diego Grillo.  Su último golpe sería en la bahía de Nuevitas, en Camaguey, donde se refugiaban los barcos que se dirigían a España cargados con abundantes tesoros.

 Después de planificar bien el asalto, en 1619, Grillo sorprendió un convoy de 6 fragatas en la boca de esa bahía. La batalla terminó a favor de los piratas y con la muerte a la mayoría de la tripulación española.

 El botín  era tan jugoso que jamás se volvió a ver a Diego en el Caribe y hasta se le dio por “desaparecido” frente a la bahía norteña, aunque el mulato cubano se asentó en Inglaterra, para hacerse comerciante y disfrutar  en las tabernas de su condición de primer pirata cubano.

Anuncios

Acerca de Onelia Chaveco

Soy periodista cubana
Esta entrada fue publicada en Mitos y Leyendas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s